Image Hosted by ImageShack.us


En su día Charlton Heston deslumbró al público con esta frase en la afamada película Ben-hur, pero el día en que fue la vida del actor la que cayó, no se oyeron gritos, sino elogios a su carrera y críticas sobre su posicionamiento en defensa del uso de armas en EEUU.

Heston murió a sus 84 años el 6 de Abril, rodeado de su familia, que al fin y al cabo era sus principales fans. Hombre de gran entereza, no sólo delante de las cámaras donde dio vida a grandes personajes, sino también detrás de ellas, ya que el actor padecía una enfermedad degenerativa, similar al alzheimer por la cual hace unos años se retiró del panorama cinematográfico para vivir tranquilamente en su lujosa mansión de Beberly Hills.

Por otra parte los medios de comunicación se segmentaron en dos maneras diferentes de difundir la noticia del fallecimiento del actor, ya que, mientras que algunas cadenas destacaron los logros de éste en el mundo del cine, sus premios, su fortaleza al recibir la noticia de su enfermedad y cómo había sido él mismo el que dio la noticia a la prensa. Otros medios pasaron por alto los triunfos de Heston en el cine, limitándose a citar tres papeles de su extensa carrera para luego centrar la atención en otro papel que interpretó el actor, eso sí, en la vida real, como presidente de la Asociación de rifle, que Charlton presidió hasta que su enfermedad le obligó a abandonar la presidencia de la polémica asociación.

Si a la carrera de Hestón no le faltaron seguidores, sería hipócrita no decir que tampoco le faltaron críticas. Nos encontramos con que la más famosa de sus frases no proviene de ninguna película sino de un discurso que el actor dio en una concentración para el apoyo del uso del rifle en América “sólo me arrebatarán mi arma de mi mano fría y muerta.” La cual produjo un profundo sentimiento de patriotismo en algunos y al mismo tiempo un sentimiento de repulsa frente el radicalismo que proyectaba el actor sobre el uso de las armas en la sociedad americana.

Acabaremos con la gran cita de Charlton Heston en El planeta de los simios (1968) que dice “Malditas sean todas las guerras” pero difícil será acabar con ellas si una persona duerme con una escopeta debajo de la almohada.

1 comentarios:

  1. pei dijo...

    ni actorazo ni leches en vinagre, un grandisimo hijo de puta (se pueden decir estas cosas en un blog con la palabra cultura?)... aora ke ya tienes las manos frias podemos kitarte el fusil, majo?